Mientras los municipios gobernados por Cambiemos trabajaron con normalidad, los comandados por el FpV fogonearon la adhesión al paro. Los distritos massistas dieron libertad de acción.

Desde el municipio de Morón gobernado por Ramiro Tagliaferro, se pidió a los empleados que pudieran, pese a reconocer las dificultades ante la falta de medios de transporte, trataran de concurrir a sus lugares de trabajo porque “al país se lo saca adelante trabajando”, afirmaron.

En ese marco, mediante una carta firmada por el mandatario moronense, se agradeció a todos los municipales que “decidieron ir a trabajar“, y a “todos aquellos que tuvieron la intención de hacerlo y que no pudieron llegar por cuestiones ajenas a su voluntad”.

 

Oposición salvaje.

En contraposición desde los municipios comandados por el Frente para la Victoria, se apoyó e incentivo abiertamente a la adhesión de la medida de fuerza convocada por la CGT.

Llamativamente y gracias al avance de las tecnologías, en estos distritos salieron a la luz rápidamente, diversas presiones y aprietes a comerciantes con el fin de menguar las libertades individuales.

En el partido de San Martín por ejemplo, y luego de mantener diversas reuniones con dirigentes sindicales zonales, el intendente Gabriel Katopodis también adhirió abiertamente al paro.  Según fuentes que pidieron total anonimato por temor a represalias, fue en este municipio en donde el día miércoles, algunos funcionarios recorrieron las oficinas del palacio municipal, “recomendando sugestivamente la no asistencia el día del paro”.

Dejar respuesta

11 − 7 =