Dos marginales armados desvalijaron a un empresario textil de 65 años, a quien le sustrajeron 20.000 pesos en efectivo y 900.000 pesos en cheques, en un suceso que se registró en la localidad bonaerense de Billinghurst, en el partido de San Martín.

Posteriormente, las autoridades policiales lograron detener a los delincuentes y establecieron que uno de ellos era empleado del sexagenario, a quien había “entregado” para que se consumara el ilícito. Los voceros de los tribunales de San Martín revelaron que el hecho se produjo cuando la infortunada víctima, identificada como Fernando Osvaldo Esperini, de 65 años, salió de su empresa, situada en el cruce de El Ombú y Primero de Mayo, en el citado distrito, en el noroeste del conurbano provincial.

Interceptado

Trascendió que el damnificado, que guiaba una camioneta Peugeot Partner, llevaba en su poder una mochila verde en cuyo interior guardaba la suma de 20.000 pesos en billetes y 900.000 pesos en cheques pertenecientes a diversas instituciones crediticias, que el hombre pensaba depositar en una sucursal del Banco de la Provincia de Buenos Aires ubicada en la localidad bonaerense de Caseros, en el partido de Tres de Febrero.

En dichas circunstancias, el sexagenario, a pocos metros del establecimiento, fue interceptado por dos individuos armados, que se desplazaban a bordo de un vehículo blanco. Rápidamente, uno de los sujetos bajó del rodado, amenazó de muerte al empresario y le sustrajo la mochila.

De inmediato los forajidos huyeron en el automóvil. Momentos después, lo ocurrido fue denunciado en la comisaría de Billinghurst (5ª de San Martín). Gracias a una serie de diligencias, que incluyeron filmaciones y escuchas telefónicas, las autoridades policiales de la Dirección Departamental de Investigaciones de Tres de Febrero lograron establecer las identidades de estos hampones, determinándose que uno de ellos era un individuo llamado Isaías Daniel, de 25 años, quien era empleado de Esperini.

Dicho sujeto (que mientras se consumaba el asalto permaneció al volante del automóvil para impedir que su patrón lo reconociera) fue apresado en una finca en Los Jazmines al 6100, en Loma Hermosa. Por su parte, el otro ladrón, de nombre Marco Antonio y de igual edad, resultó capturado en un inmueble situado en Naón al 4900, en Billinghurst.

Intervino en la causa la doctora Vanesa Silvana Leggio, fiscal de la Unidad Funcional Nº 5 del departamento judicial de San Martín.

Cronica

Dejar respuesta

diecinueve − 7 =