A diferencia de los que venía sucediendo en colegios de la capital, en donde las tomas estaban teñidas con un oscuro tinte político, el partido de San Martín presenta hace años un deterioro total en si infraestructura escolar.

 

Hace escasos días y en evidente acto proselitista, el intendente de San Martín, Gabriel Katopodis, anunció con bombos y platillos que “el 80% del distrito ahora está conectado”. En ese acto agregó: “sabemos los problemas que tenían estas instituciones, por eso hoy los estamos acompañando en este desafío de que las escuelas estén todos los días mejor, haciendo de la educación una prioridad en San Martín”, finalizó el Jefe Comunal sin despeinarse.

Pocas horas después, fueron los mismos alumnos los que tomaron el guante y mediante un comunicado de prensa, hicieron público el estado real de los establecimientos educativos.

El duro comunicado, lanzado desde el Centro de Estudiantes de la EES N°20 (Estados Unidos), pinta a las claras un panorama tétrico.

En el mismo denuncian un incidente que podría haber terminado en tragedia: “Durante la mañana del miércoles 4 de octubre nuevamente se produjo un incidente que podría haber terminado en tragedia.

Debido a los fuertes vientos, estallaron los ventanales de vidrio de distintas aulas (en el ala ubicada en la calle Rogelio Vidal, el aula 23 del segundo piso) y el marco atornillado de una ventana se despegó. Es de público conocimiento que están prohibidos los cerramientos de vidrio en las instituciones educativas.

Lejos de ser un hecho aislado, esto responde a la crisis edilicia que tenemos en nuestra unidad académica, y que afecta a los estudiantes y docentes de todos los niveles. Baños clausurados, pisos electrificados, inundaciones, falta de puertas y ventanas”, aseguran.

Palos para Katopodis, el consejo escolar y la demagogia electoral.

Comunicado:

“Algunos todavía recordamos la gran demagogia de la municipalidad de San Martín en instancias previas a la campaña electoral, durante la cual pintaron por fuera el edificio y los parasoles. Además de instalar un ostentoso cartel (¡que ocupa los tres pisos del edificio!) en el que se disculpan por estar tan comprometidos con la educación.

Cabe mencionar que durante estas largas jornadas de pintura y la colocación del gigantesco cartel ¡olvidaron revisar las ventanas!.

Al mismo tiempo, los delegados por curso concretamos una reunión con el presidente del consejo escolar, en la que se nos encomendó, a estudiantes menores de edad sin capacidad profesional alguna, que realizásemos un relevamiento, sin comprender que las problemáticas de nuestro edificio son estructurales (además de lo que puede observarse a simple vista). También manifestó la opinión de que “deberíamos establecer prioridades”, ante las múltiples inquietudes de los estudiantes y que “no hay presupuesto”.

Claro que sí manejan la caja del consejo al libre albedrío cuando deciden acudir cual salvadores a nuestro colegio y tantos otros a aplicar un verdadero maquillaje en los edificios y vanagloriarse de ello; o cuando instalan aulas digitales mientras las condiciones de cursada en la nuestra y en otras escuelas del distrito son paupérrimas y las aulas no cumplen las condiciones básicas para funcionar.

Desde el Centro de Estudiantes exigimos un relevamiento real realizado por profesionales y que las autoridades intercedan ante el Consejo Escolar y el Ministerio de Educación de la Provincia, para que se destine el presupuesto necesario para solucionar las problemáticas edilicias del Estados Unidos.

No podemos seguir cursando mientras ponemos en riesgo nuestras vidas. Llamamos a todos los estudiantes a organizarse de manera independiente para enfrentar este ataque a la Educación Pública”.

 

Dejar respuesta

tres × 2 =