Cuando las preguntas incomodan

 

Aunque parezca increíble, y con más de un centenar de vecinos reclamado en las puertas del Honorable Concejo Deliberante, personal municipal ajeno al cuerpo, prohibió el ingreso de un periodista de este medio al recinto en donde el intendente de San Martin inauguraba días atrás, un nuevo periodo de sesiones legislativas.

 “Tenemos órdenes”, fue toda la explicación que pudieron ofrecer al corresponsal, mientras pasaban uno a uno periodistas de otros medios poco críticos con el oficialismo sanmartinense.

El operativo anti críticas era de tal magnitud, que ni siquiera un concejal podía habilitar el ingreso de sus asesores, “una persona por concejal”, repetían sin dar mayores explicaciones al respecto.

Este escenario, pinta  las claras la realidad que se vive en San Martin, una maniobra desesperada de un régimen que piensa que con censura y aprietes, escapa a todo tipo de cítricas y planteos ciudadanos.

En pleno discurso de Katopodis, la democracia y la libertad de expresión recibieron una dura bofetada de parte de un gobierno fundamentalista, que no acepta recibir planteo alguno  sobre su gestión.

Dejar respuesta

11 + quince =