Todo comenzó el sábado por la noche, cerca de las 23 horas, cuando una mamá ingresó al nosocomio con su bebé con “broncoespasmo y muy agitado”, según contaron los familiares de la víctima.

Después “una doctora le hizo unas placas y los resultados dieron bien, pero luego nos dijeron que estaba grave”, contó la tía del nene. Además, denunció que los profesionales del hospital trataron mal a la mamá del pequeño, ya que la hostigaban acusándola de “haberle dado algo” al bebé.

En la misma línea, Ramón, abuelo de Bastián, expresó: “Sospechamos que haya sido sobremedicado. Pero nadie nos brindó una respuesta, ellos fueron los culpables porque el nene estaba bien”.

Tras el trágico suceso, desde el centro de salud dieron el parte donde señalaron que “el niño ingresó con cuadro agudo de deshidratación, fiebre, vómitos y diarrea en muy mal estado general”. Luego experimentó cuatro paros cardiorrespiratorios que no logró soportar y “por no llegar a un diagnóstico y por el sorpresivo fallecimiento, se solicitó la intervención policial para esclarecer las causales de muerte”.

Dejar respuesta

once + 17 =