La oposición denuncia que el Presidente de ese cuerpo, Andrés Rolón, despidió por decreto a todos los asesores de aquellos concejales que no votan según las directivas del intendente Gustavo Posse.

Momentos de tensión se viven en San Isidro tras el desplazamiento de la presidencia del HCD a Carlos Castellano por orden del “possismo” y en su lugar asuma Andrés Rolón, quien responde al Intendente.

Como el “possismo” no tiene mayoría en el Concejo Deliberante para lograr que asuma la presidencia Andrés Rolón contarón con los votos de los dos concejales del massismo y dos del PJ, uno de ellos es Juan Ottavis, hermano del diputado provincial José Ottavis.

En represalia de no haber votado al nuevo presidente del Concejo y por directivas del Intendente Posse, se dieron de baja los contratos a los asesores y secretarios de bloque de los concejales de la oposición, mientras que para que los que votaron a favor de Rolón el trato fue diferente y no se les tocó contrato alguno.

En declaraciones a Zona Norte Diario, la concejal de Unidad Ciudadana Celia Sarmiento señaló que “Andrés Rolón firmó un decreto en el que dio de baja a todos los asesores que trabajan con los concejales de ConVocación, Unidad Ciudadana, UCR (Carlos Juncos) y Carlos Castellano. Se enteraron esta mañana cuando fueron a cobrar y no solo no tenían el aguinaldo depositado, sino que tenían una suma ínfima y esto es porque solo les pagaron siete días del último mes”.

Asimismo, Sarmiento sostuvo que “Rolón aún no nos dijo nada, no tenemos ninguna palabra oficial. Lo llamativo es que a los concejales del Frente Renovador y el PJ no les sucedió lo mismo, por eso consideramos que es una extorsión a los concejales que piensan y votan distinto y una persecución ideológica”, advirtió.

Posse hace esto porque se siente amenazado, y su movida es callar la voz opositora más fuerte que tiene, sacándole los recursos necesarios para fiscalizar su gestión. En el fondo lo que busca es detener los reclamos por el aumento abusivo de ABL y tasas que ahogan a los vecinos. También busca frenar la exposición de todo lo turbio que encontramos en la forma en la que gasta el dinero, y nuestras propuestas para impulsar San Isidro en las áreas en las que él no hace el trabajo, como la salud o la urbanización definitiva de todos los barrios de San Isidro”, afirmó el concejal de ConVocación por San Isidro, Marcos Hilding Ohlsson.

En ese sentido el concejal de Manuel Abella Nazar remarcó que “venimos ficalizándolo y controlándolo de cerca, y eso no le gusta. No le gusta que expongamos los despilfarros y gastos ridículos de su gestión, que busquemos la aprobación de una oficina Anticorrupción independiente que le siga la pista, ni que vigilemos la causa penal en su contra por el Plan Federal de Viviendas. Posse quiere seguir en un municipio en el que sea normal que el Intendente declare la construcción de 250 viviendas, cuando realmente se construyeron 44”.

Con o sin personal, con o sin contratos, vamos a seguir fiscalizando y exponiendo los vicios de una gestión que está estancada y que no presta los servicios que merecen los vecinos de San Isidro”, concluyó Abella.

En tanto que el concejal de Unidad Ciudadana, Marcos Cianni, hizo referencia a lo ocurrido en la votación al nuevo presidente del Concejo y manifestó que “interpretamos que ayer fue una intervención en el Concejo Deliberante por parte del Ejecutivo y del Intendente”. 

 

Dejar respuesta

diecisiete − 16 =