Por 1912, un Hipódromo fue construído en Villa Diehl, frente a la actual estadio de Chacarita Juniors y tiene su historia

 

Villa Maipú, por esos años se llamaba Villa Diehl. Ese lugar fue elegido para desarrollar un exclusivo hipódromo hace más de 100 años. La entrada estaba sobre la calle Gutierrez, frente a lo que hoy es el estadio de Chacarita Juniors, que iba desde la calle Estrada hasta la calle Sáenz Peña.

Un tango recuerda con nostalgia esas épocas, cuando habla del jockey sanmartinense Argentino Gigena, la “Milonga que peina canas” con letra y música de Alberto Gómez.

De frente, un muro sobre la calle Gutierrez, era el ingreso. El Paddock de hierro y tablones.

Este hipódromo fue famoso, ya que venían a correr caballos de importancia nacional que compitieron a la par del Hipódromo del barrio de Palermo.

La construcción fue iniciada durante el centenario de la Revolución de Mayo y se inauguró el 27 de enero de 1912, cuando Villa Diehl y San Andrés eran aún barrios sumamente pequeños.

Los jovenes llevaban como promoción, carteles en su pecho y espalda (hoy llamados sándwich)anunciando la inauguración. El primer premio corrido fue “Premio Inauguración” que cubrió una distancia de 3200 metros y contó con más de 4000 espectadores. Se jugaron más de 61.000 boletos a ganador y 31.000 a place. Según cuentan los diarios, fue una excelente fiesta hípica. Estuvieron presentes autoridades, invitados especiales y la banda del 4to Regimiento de Infantería. Hasta el ferrocarril dispuso la circulación de trenes especiales que incluían en el boleto, la entrada al espectáculo (por aquellos tiempos las calles desde la estación estaban empedradas y en los mismos diarios se le explicaba a los que venían en auto cómo llegar al predio).Solo funcionaba los domingos por la mañana.

Los asistentes hablaron maravillas de la organización. El Municipio recibía para entonces un 10% de los ingresos del Hipódromo, lo que facilitó que se compre la Finca Granella para construir el actual Hospital Thompson.

En 1915, se autorizó al hipódromo la posibilidad de que corrieran autos de carrera. La primera fue ganada por Eugenio Cassoulet con un auto marca Panhard et Lavassor, (en 1937 fusionada con la actual Citroen) a 136 km/hora de velocidad. Luego en 1916, corrieron en Gran Premio de autos de Carrera en el Hipódromo de San Martín. En esa oportunidad el ganador fue Mario Filipini, quien  fue la primera víctima del automovilismo argentino, ya que sufrió un accidente fatal en la carrera siguiente.

Cuando el presidente Yrigoyen asumió, en 1916, ordenó cerrar este hipódromo, ya que se pensaba construir otro en San Isidro y según decía, las carreras locales también quitarían asistentes a Palermo. Por lo cual, aunque estaba el predio en San Martín y se siguieron haciendo espectáculos de acrobacias aéreas, motos y concursos de atletismo, ya no se ofrecían las típicas carreras de caballos.

La presencia de los amantes del turf en esta localidad, fue definitiva para los tangueros quienes eran asiduos visitantes del lugar y de locales de baile. Carlos Gardel, Francisco Canaro, Argentino Ledesma y Hugo del Carril, entre otros, visitaban frecuentemente estos pagos invirtiendo en casas sobre la calle Estrada. Como los pocos vecinos de la calle se quejaban de los studs y el estado de las calles, y lo arruinadas que quedaban las veredas de ladrillos, la presidencia, ordenó en 1929 terminar con las carreras y el Intendente Bonifacini hizo lo propio. Por este tema, el Municipio fue colocado en una difícil situación financiera y ajustó personal. El lugar cerró a pesar de seguir ofreciendo con anterioridad otros espectáculos.

“Old man” (padre de “Botafogo”), “Lombardo”, “Macon” (1922) fueron algunos de los protagonistas de esos lejanos tiempos en que nuestra ciudad fue cuna de pura sangre sanmartinenses.

(bibliografía: José Tritti-Academia Argentina de Historia/ Fotos:Revista Caras y Caretas-www.petitmuseo.com)

 

Silvia M Vázquez

Escritora-Periodista

smv1109@hotmail.com

Dejar respuesta

13 + 11 =