El bono de fin de año es una suma de dinero no remunerativa, excepcional y no obligatoria que entregan los gobiernos nacionales y provinciales o empresarios del sector, usualmente en acuerdo con la contraparte sindical, hacia fin de año.

 

Tras el anuncio del ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, quien afirmó que los empleados públicos no van a recibir un bono de fin de año por lo trabajado en 2017, y  en medio del silencio que aún reina en Provincia, algunos intendentes ya confirmaron un bono de fin de año para los trabajadores municipales.

Como una especie de adelanto, hasta ahora fueron tres los intendentes que le ganaron de mano a un posible conflicto. Entre ellos, el mandamás de General Villegas, Eduardo Campana, que otorgará $2.000. En tanto su par de San Nicolás, Nicolás Passaglia, abonará una suma de 3.500 pesos y Alejandro Cellillo de General Alvear hará lo propio pero con $2.000.

En efecto, en Junín, días atrás los empleados municipales le pidieron mediante una nota un bono de fin de año al intendente de cambiemos, Pablo Petrecca, por $3.000. Según describieron los propios empleados: “En vista de la situación económica de nuestros compañeros, solicitamos, como única vez, un bono navideño de $3000, teniendo en cuenta los aumentos en la economía y el bajo ingreso de estos“.

En Rivadavia, el intendente Javier Reynoso, parece que no tendrá reclamo alguno en torno al famoso bono. Ese escenario se debe a que con motivo de festejarse el día del Empleado Municipal, desde las arcas de su gestión le regalaron a cada trabajador un bono de $2.000.

En Tandil, Roberto Martínez Lastra, Secretario General del Sindicato de Trabajadores Municipales adelantó que pedirán un bono de fin de año que esperan cobrarlo antes de navidad aunque no precisó el monto del mismo.

Que pasa en San Martín?

En medio de cuestionamientos por futuros despidos y atrasos en los pagos, hasta el momento el intendente, Gabriel Katopodis, no se ha expresado al respecto.

Aún resta saber cuál es la postura de los sindicatos ante una posible negativa del ejecutivo de implementar una suma navideña y no remunerativa para los trabajadores municipales.

Recordemos que los empleados sanmartinenses recibieron un plus navideño en los años 2013 y 2014, cuando el mandatario incursionaba en el massismo, y en el 2016, ya de vuelta en el peronismo en donde el plus llegaba a los $2.000.  “El Municipio tiene las cuentas en orden, y eso nos permite hacer este gran esfuerzo para mejorar el ingreso de las familias a fin de año, en un contexto social y económico que está golpeando a los trabajadores”, señalaba entonces el intendente Katopodis.

 

Dejar respuesta

cinco × tres =