Sin el kirchnerismo y con Magui Cagey amenazando con internas, Katopodis, ahora intenta quedarse con la presidencia del PJ local.

En San Martín, en donde Gabriel Katopodis, luego de una pésima alianza con Florencio Randazzo, perdió mal las elecciones, al ser votado solamente por 9 de cada 100 vecinos, ahora el botín es la presidencia del PJ.

Si bien desde los medios afines se empeñan en resaltar “el consenso” de la figura del mandatario, la actual vicepresidente del PJ, Magui Cagey, anotó a último momento su boleta para competir en las elecciones del Justicialismo local. Intentará mellar aun más el poder de un alicaído Katopodis.

Luego de más de 6 años al frente del municipio, es la primera vez que el intendente intentará estar al frente de la conducción orgánica del peronismo local.

A excepción de algunos actores como Oscar “el Mono” Bitz, quien se postula para ser el primer congresal por San Martín, la nomina encabezada por el mandatario ex randazzista, está integrada en su mayoría por el katopodismo puro.

Desde el kirchnerismo duro se desvincularon totalmente del supuesto consenso y lanzaron un duro comunicado. “No queremos construir un partido que sea una sucursal de Vidal y Macri. Tenemos claro que no es lo que el pueblo demanda. Por eso, en estas condiciones nuestro espacio decidió no participar de las elecciones del PJ en diciembre próximo”, afirman.

Asimismo y mientras resaltan que su espacio logró el respaldo de 90 mil vecinos, aseguran que trabajaran para convertir a “Unidad Ciudadana como herramienta política real y auténtica de oposición”.

El sector liderado por el concejal electo Hernán Letcher, remarca que su militancia no es por cargos. “Nos movilizan nuestras ideas y convicciones, que no vamos a dejar por acuerdos de cargos. La vocación del peronismo es DEFENDER AL PUEBLO”, concluyen en el comunicado, intentando tomar distancia del intendente.

Dejar respuesta

uno × dos =